Abridnarrif

Ana: La madre de Samuel

Ana ya no podía soportar el dolor de no tener hijos, por lo que oró y clamó al Señor y lloró. Ella hizo una promesa a Dios: "Si me das un hijo, yo lo dedicaré a ti." En poco tiempo, Ana tuvo un hijo a quien llamó Samuel, que significa "pedido a Dios." Ana lo dedicó al Señor y el profeta Samuel sirvió en el templo de Dios todos los días de su vida.